Mucho drama, poco fútbol: Lo que fue y lo que es la Vinotinto | Opinión | [ESP | ENG]

Vinotinto - Mucho drama, poco fútbol.png

Separador Hive -Linea roja.png

En retrospectiva, resulta increíble pensar que dos puntos separaron a Venezuela de su primera Copa del Mundo. Dos puntos, solo eso. No obstante, aún con el amargo sabor que dejó aquella eliminatoria rumbo al mundial del 2010, las sensaciones que ese equipo dejó permitían creer que esa ansiada competición algún día sería el premio final para una Vinotinto en crecimiento, o al menos eso parecía. Hoy la realidad es otra: el panorama gris desvela un equipo condenado al fracaso, una Vinotinto acostumbrada a la derrota, enfocada en drama más que en fútbol.

Con drama no me refiero a otra cosa más que al aspecto dramático –no estoy seguro de que sea una redundancia, pero diré "valga la redundancia"– que parece haber adoptado todo lo relacionado al entorno del fútbol venezolano. Hoy las noticias sobre legionarios o el fútbol local no tienen como prioridad goles ni victorias, ni cosas así. Eso quedó relegado a una pequeña casualidad entre semana, y es que "victorias" y "Venezuela" no van muy de la mano últimamente. Hoy decir "Vinotinto" parece ser más referente a polémicas de redes sociales, malos resultados, excusas y –si apuntamos más arriba– corrupción, impagos e improvisación.

Esta última, la improvisación, madre de todo lo que se hace mal, sin dudas es la principal responsable del desastre que hoy es la selección de fútbol de Venezuela (obviando quiénes concibieron a esta maldición). De ella deriva todo. Destruyó el leve progreso que alguna vez la Vinotinto mostró y la transformó en el desastre que es actualmente. Ahora esta selección de fútbol se hunde en una espiral en la que ya cayó en el pasado. Las eliminatorias de Conmebol son para la Vinotinto un paseo, o más bien una fiesta a la que asiste vestida en zapatillas de cenicienta.

Quizá alguien podría leer "cenicienta" y aterrarse, esgrimir que Venezuela "ya no es" eso, que nunca lo será, eso y demás comentarios relacionados con chauvinismo más que con uso de razón. Sí, en parte es verdad, la Vinotinto nunca será lo que fue en las épocas que nació el mote de "cenicienta", es cierto. Lo de hoy es peor, mucho peor.

Para empezar, la situación actual es peor porque Venezuela, el país, es un desastre, así de simple; y la selección de fútbol que, hasta las Eliminatorias rumbo a Rusia 2018, era un espejismo contrario al país, ahora no es más que un fiel reflejo. Insisto en que es peor porque hoy jugadores venezolanos llenan espacios de ligas sudamericanas y europeas, varios en el nivel de competición más alto, y a pesar de ello en la selección no hay capacidad de reacción con la calidad de jugadores que se dispone.

Es peor, por sobre todo, porque la Federación Venezolana de Fútbol, que siempre fue corrupta, hoy es algo más, va un poco más allá de la corrupción, que por sí sola es voraz y destructiva. Es una entidad más criminal que organizativa, con un accionar semejante al de mafias. Es, en fin, una federación solo en el nombre, y la selección venezolana que competía y demostraba que podía aspirar a más es, cuando mucho, un recuerdo que un servidor atesorará, porque está convencido de que nunca volverá a ver una Vinotinto así.

XXX

Juan Pavón Antúnez

 
 
 

SEPARADOR HIVE  ESPENG.png

 
 
 

In retrospect, it is incredible to think that two points separated Venezuela from their first World Cup. Two points, just that. However, even with the bitter taste left by that qualifying campaign for the 2010 World Cup, the sensations left by that team allowed us to believe that that longed-for competition would one day be the ultimate prize for a growing Vinotinto, or at least that's how it seemed. Today the reality is different: the grey outlook reveals a team doomed to failure, a Vinotinto used to defeat, focused on drama rather than football.

By drama I don't mean anything other than the dramatic aspect (I'm not sure if it's a redundancy, but forgive the redundancy anyway) that seems to have adopted everything related to the Venezuelan football environment. Today, news about legionnaires or local football is not prioritised by goals or victories or anything like that. That was relegated to a small coincidence during the week, and the fact is that "victories" and "Venezuela" don't go very well together lately. Today "Vinotinto" seems to refer more to social media controversies, bad results, excuses and (if we aim higher) corruption, non-payments and improvisation.

The latter, improvisation, the mother of all that goes wrong, is undoubtedly the main culprit behind the disaster that is the Venezuelan national football team today (obviating who conceived this curse). Everything derives from her. It destroyed the slight progress that the Vinotinto once showed and transformed it into the disaster it is today. Now this football team is sinking into a spiral into which it has already fallen in the past. The Conmebol qualifiers are for the Vinotinto a stroll, or rather a party they attend dressed in Cinderella slippers.

Perhaps someone might read "cinderella" and panic, argue that Venezuela "is no longer" that, that it never will be, that and other comments related to chauvinism rather than reason. Yes, it is partly true, the Vinotinto will never be what it was in the times when the nickname "cinderella" was born, it is true. Today's situation is worse, much worse.

To begin with, the current situation is worse because Venezuela, the country, is a disaster, it's as simple as that; and the national football team that, until the qualifiers for Russia 2018, was a mirror image of the country, is now nothing more than a faithful reflection. I insist that it is worse because today Venezuelan players are filling spaces in South American and European leagues, several at the highest level of competition, and despite this, the national team has no capacity to react with the quality of players available.

It is worse, above all, because the Venezuelan Football Federation, which has always been corrupt, today is something more, it goes a little beyond corruption, which in itself is voracious and destructive. It is an entity that is more criminal than organisational, with actions similar to those of mafias. It is, in short, a federation in name only, and the Venezuelan national team that competed and showed that it could aspire to more is, at best, a memory that yours truly will treasure, because he is convinced that he will never see a Vinotinto like that again.

XXX

Juan Pavón Antúnez

 
 
 

Post translated with (much) help from DeepL

Separador Hive -Linea roja.png

La fotografía usada para este post fue tomada por Ederik Palencia

Separador Hive -Linea roja.png

Medallas banner 4.png

Banner HIVE.png



0
0
0.000
3 comments
avatar

Es triste ver como algo que tenia futuro, se va perdiendo por incontables cosas que condicionan el éxito, el talento me parece ha estado muy latente en Venezuela, pero simplemente muchas cosas la condicionan en la selección para que finalmente se pueda aspirar verdaderamente a clasificar a nuestro primer mundial, quizás en la próxima década, pueda mejorar, aunque por el camino que seguimos, no se ve un futuro brillante, si no mas bien gris, Saludos bro.

0
0
0.000
avatar

Pues sí, parece que ese futuro "bueno" al que aspiraba la selección se perdió. Ya no hay camino.

0
0
0.000