El primer futbolista | The first soccer player [ESP/ENG]

PORTADA.jpg



Con un balón desinflado patea y patea calle arriba y calle abajo. Sus piernas son a prueba de cansancio y su energía infinita. Fácilmente puede pasar el día desde la mañana hasta la noche, golpeando y golpeando sin cesar… Patan…Patan… Patan…Nadie sabe si come o toma agua, porque el retumbar del balón, en paredes, portones y ventanas no se deja de escuchar.

Cuando está de suerte aparecen dos o tres más como él, entonces al Patan…Patan…se suma la gritería. Desafiando la suerte se entregan a esa pasión que los consume. No hacen caso a frenazos, corneteos, o regaños de conductores y transeúntes, lo de ellos es patear y patear en el medio de la calle, el único campo de juego que conocen.

En sus cuerpos nunca se ve ninguna camiseta con algún número diez, ni medias de media pierna, ni zapatillas con tacos… Una franela raída, unos chorts super curtidos y unas desvencijadas chancletas son el uniforme ideal para sus encuentros callejeros.

Nombres como Neymar, Maradona, Messi, o Cristiano Ronaldo no tienen para ellos ningún significado. A sus ocho o nueve años, sin tv o internet solo conocen la calle. Tampoco les dice nada hablarle de los tres palos, en su vida no han conocido un verdadero campo de fútbol, ni se imaginan tampoco como puede ser un arco de portería.

PLAYA-550.jpg

Comento con un amigo y me dice, no puede ser. Insiste en que soy un exagerado. Pero a esos dos o tres no puedo evitar oírlos mientras escribo mis notas. Nunca les he escuchado mencionar el nombre de un jugador, nunca los he visto poner a alguno en papel de arquero, nunca les he oído gritar la palabra Goooolll.

Esos niños remontaron como dos mil años el tiempo atrás, todos los días comienzan a inventar variaciones del mismo juego. Son como el primer futbolista, sin saber que estaba iniciando un nuevo deporte, sin planes previos, sin jugadores de ejemplo, sin nadie a quien emular, sin querer imitar sueños ajenos. Ellos solos con sus ideas repiten la extraordinaria experiencia de jugar. Seguramente que fue así que nacieron los deportes.

Para satisfacer mi curiosidad un día se me ocurrió hacer un experimento. Al más grande, como de nueve años, lo invité para mi casa para que viera un video, me enteré que se llama Leonel. Busqué en Youtube los mejores goles de Messi. Los dos nos instalamos a comer torta y tomar refresco mientras corría el video.

football-550.jpg

— ¿Es el fútbol, verdad? Preguntó Leonel

— ¿Sí, no lo conocías…?

—Primera vez que lo veo. En mi casa no hay televisor… No sabía que jugara tanta gente, pensé que era entre uno o dos, como hacemos nosotros en la calle.

— No, es un juego donde hay muchos jugadores de dos equipos, le respondí yo.

En los pocos minutos del video. Leonel no dejó de comentar sobre lo rápido que se movían los jugadores, de cómo saltaban, de lo fuerte que pateaban la pelota, de que usaban la cabeza para jugar. Le comenté algo de la dinámica del juego, no sé si el niño entendió.

Luego de hablar con Leonel quedé más sorprendido. Aun conociendo su testimonio es difícil aceptar que en el siglo XXI se pueda estar tan aislado y sin vivir en el área rural.

Pero todo cabe en el mundo de las probabilidades. Quizá en algún futuro pueda leer yo en alguna página web la historia de un famoso jugador llamado Leonel, que reventaba balones en el frente de mi casa.

Gracias por tu tiempo.

Fuente de imágenes. I II

cinti 800x20.jpg

TITULO INGLES.jpg

With a deflated ball he kicks and kicks up and down the street. His legs know no fatigue, his energy is endless. He can easily spend the day from morning to night, kicking and kicking incessantly... Patan... Patan... Patan... Patan... Nobody knows if he eats or drinks water, because the rumbling of the ball, on walls, gates and windows, is always heard.

When he is lucky, two or three more like him appear, then to the Patan...Patan...Patan...is added the shouting. Defying their luck, they give themselves to the passion that consumes them. They pay no attention to braking, honking, or scolding from drivers and passers-by, they kick and kick in the middle of the street, the only playground they know.

On their bodies you never see a T-shirt with a number ten on it, no half-legged socks, no sneakers with heels... A threadbare flannel, some super tanned shorts and some rickety flip-flops are the ideal uniform for their street encounters.

PLAYA-550.jpg

Names like Neymar, Maradona, Messi, or Cristiano Ronaldo have no meaning for them. At eight or nine years old, without TV or internet, they only know the street. They have never seen a real soccer field in their lives, and they can't even imagine what a goal goal goal might be like.

I talk to a friend and he tells me, it can't be. He insists that I am an exaggerator. But those two or three I can't help but overhear as I write my notes. I've never heard them mention a player's name, I've never seen them put one of them in the role of goalie, I've never heard them shout the word Goooolll.

Those kids went back about two thousand years, every day they start inventing variations of the same game. They are like the first soccer player, without knowing that he was starting a new sport, without previous plans, without example players, without anyone to emulate, without wanting to imitate other people's dreams. They alone with their ideas repeat the extraordinary experience of playing. Surely this is how sports were born.

football-550.jpg

To satisfy my curiosity, one day it occurred to me to make an experiment. The oldest, about nine years old, I invited him to my house to watch a video, I found out his name was Leonel. I searched on Youtube for Messi's best goals. The two of us settled down to eat cake and drink soda while the video played.

-It's soccer, isn't it? Leonel asked

-Yes, you didn't know him...?

-First time I've seen it. At my house there is no TV... I didn't know there were so many people playing, I thought it was between one or two, like we do in the street.

-No, it is a game where there are many players from two teams, I answered.
In the few minutes of the video. Leonel kept commenting on how fast the players moved, how they jumped, how hard they kicked the ball, how they used their heads to play. I told him something about the dynamics of the game, I don't know if he understood.

After talking to Leonel, I was even more surprised. Even knowing his testimony, it is difficult to accept that in the 21st century it is possible to be so isolated and not live in a rural area.

But everything is possible in the world of probabilities. Maybe in the future I will be able to read in some web page the story of a famous player named Leonel, who used to burst balls in front of my house.

Thanks for your time.

Translated with www.DeepL.com/Translator (free version)

separador verde.jpg

Todos tus comentarios son bienvenidos en este sitio. Los leeré con gusto y dedicación.

Hasta una próxima entrega. Gracias.


MARCA LIBRO POSTALdef-sombra-m.jpg

Las fotos, la edición digital y los Gifs son de mi autoría.


separador verde.jpg


banner delfin cumpleaños-500.png

separador verde.jpg

No te olvides de votar @cervantes como witness en esta página:

https:/wallet.hive.blog/~witnesses

Te invito a apoyar este proyecto como witness y a formar parte de esta gran comunidad uniéndote a su Discord en el siguiente enlace:

Discord de la comunidad Cervantes

separador verde.jpg

You can vote for @ocd-witness, with HiveSigner or on Hive Witnesses.







0
0
0.000
3 comments
avatar

Me conmovió está historia. Cuántos Leonel en la actualidad existirán? Es increíble como el amor y la pasión por el fútbol puedo hacer feliz a un niño de la calle, y como es motivo de superación para muchos niños de la calle o en situaciones precarias y de pobreza, está el ejemplo de N'Golo Kante que vivía en uno de los barrios mas pobres de Francia, y ahora no solo es campeón del mundo con Francis sino que también es uno de los mejores centrocampista del mundo.

0
0
0.000
avatar

Deben ser muchos los niños así. Sería maravilloso que pudieran contar con las condiciones para sacarle provecho a su energía. Muchas gracias por pasar y comentar, estimada @rosmarly. Que estés bien.

0
0
0.000